8 CLAVES PARA SALIR DE LA CORRIENTE

8 CLAVES PARA SALIR DE LA CORRIENTE

8 CLAVES PARA SALIR DE LA CORRIENTE

 Aquí comparto contigo 8 CLAVES PARA SALIR DE LA CORRIENTE Y RENDIRTE A LA VIDA, a lo que eres y lo que quieres, disfrutando plenamente desde tu cuerpo de mujer.

A través de mis herramientas, las que he aprendido (y sentido) y que como todo, son cuestión de práctica. 

No sé si alguna vez te habrás sentido como yo arrastrada por la vida, confusa, luchando por “encontrarte a ti misma”, por salir de la rutina, por quitarte de encima este “no sé qué, qué se yo” que te ahoga….

Creo firmemente que el problema no está en lo que te ocurre sino en la lucha que acontece en tu cabeza para resistirte a eso que ocurre, fuera o dentro.

La clave básica para mi, está en RENDIRTE. Y observa qué reacciones llegan a tu cuerpo cuando lees esto, qué sensaciones surgen…porque…, cuidado con las creencias, las imágenes o el significado que atribuimos a las palabras!

Imagina que estás en medio de un río y la corriente es fuerte. 

Te arrastra sin control. 

Nuestros sistemas de supervivencia se activan. 

Nuestro sistemas límbico y reptiliano envían respuestas inconscientes y automáticas al cuerpo para intentar sobrevivir.  

Luchas. 

Empiezas a nadar contracorriente. 

Toda tu energía, tu esfuerzo,  se enfoca en nadar hacia un sitio seguro. 

¿POR QUÉ?

El miedo ha inundado tus sistemas. Sientes que si te rindes estás perdida, que acabarás arrastrada por la corriente, sufriendo y en el peor de los casos, muerta. 

Ahora, déjame que te pregunte,

¿has sentido esta misma sensación en tu vida sin necesidad de que el agua te rodee?

En ocasiones ¿te ves a ti misma arrastrada por la corriente de tu vida, asustada, sin saber donde te llevará, intentando esforzarte al máximo para sobrevivir, hasta la extenuación, cansada, angustiada, con ganas de rendirte…?

Y de pronto, no hay agua alrededor, no hay un peligro real acechando en frente tuyo…Entonces?

¿Qué ocurre con toda esa energía que empleas para “sobrevivir” en el río de tu vida? Yo…honestamente no sé donde va…pero si puedo decirte DÓNDE NO VA

No va para disfrutar, no va para el placer, no va para tu creatividad, no va para tu conexión con tu ser, no va para tu claridad, no va para nutrirte y no va para descubrirte….

Y lo sabes….

por eso, la poca energía que te queda la empleas en frustrarte, en intentar ocupar tu ansiedad con experiencias que colapsen tus sentidos sin nutrirte, simplemente para no “pensar más” o mucho peor…”para no sentir mas”. 

Algunos las llaman adicciones, y pueden ser de cualquier tipo… 

Sin necesidad de usar drogas químicas o alcohol, que dañen seriamente nuestra salud, engancharte a series de televisión sin control, la comida, las compras, o la obsesión por un cuerpo físico perfecto, son parte también de ello. 

De tapar, cubrir o anular las sensaciones que llegan desde los rincones más profundos de nuestro ser.

Volviendo a cómo te sientes. Todo esto resuena en ti? Algo de esto encaja con tu vida?

Pues volvamos al río de nuevo. Volvamos a intentar cambiar algo para ver que ocurre. Qué es lo contrario a lo que haces ahora mismo? 

¡RENDIRTE!

Y déjame empezar por romper algunas creencias. 

Rendirte no significa, desistir de la vida. 

No significa apatía, desilusión o resignación. 

Rendirte es FLUIR con lo que acontece. 

NO entrar en la lucha y el esfuerzo. 

Emplear nuestro Neo cortex (ese que nos hace a los seres humanos aparentemente más inteligentes…aparentemente). Y con ello preguntarte, ¿ y si dejo que la corriente me arrastre?, y así, guardo mis energías y observo, estudio la situación para encontrar el momento exacto en que debo emplear mi energía en nadar, impulsarme y salir del río?

Y si te rindes a las sensaciones de miedo? 

Los ataques de pánico no ocurre porque tengas miedo…ocurren porque luchas con ese miedo. 

 

Te aterroriza sentirte asustada, perdida, confusa….y te bloqueas….PÁNICO! 

Y se acabó el control de la situación….MÁS PÁNICO!! 

Y de pronto, se acaba el aire que respiras… COLAPSO! 

 

 

(Por eso para deshacer este camino siempre te recomiendan que empieces a respirar lento y profundo…a observar donde estás, escuchar los sonidos que llegan de fuera…es decir, volver a poner tu atención y presencia AQUI Y AHORA…deshacer el camino que te llevo hasta esta situación…para que compruebes que sigues viva y a salvo!)

El miedo es muy útil! 

Es un mecanismo de supervivencia. 

Créeme que si no tuvieras miedo significaría que te da igual la situación, que te da igual vivir que morir, y eso es peligroso…

Cuando se acaba el miedo, se acaban las ganas de crecer, las ganas de salir de donde estás estancada, las ganas de vivir…

Gracias al miedo puedes saber exactamente que es lo que realmente quieres hacer, que necesitas y cómo necesitas hacerlo.

El único error es emplearlo como excusa para no salir de tu situación.

Salir de la zona de confort da miedo, pero si realmente lo sientes dentro de ti, te darás cuenta de que tu único miedo real es a no ser capaz de salir de ahí.

Así que, resumiendo…las 8 claves para salir de tu río turbulento son:

  1. SIENTE tu miedo, tus reacciones, tus sensaciones…Siéntelas en tu cuerpo y dejan que te recorran. 
  2. RÍNDETE. Rindete al flujo de la vida. No te estanques en tus expectativas, nunca fueron reales. Nada es real hasta que ocurre. Déjate llevar pero no dejes de observar lo que va ocurriendo fuera y dentro de ti.
  3. RESPIRA…Sigues viva, todo está bien. Sólo eres un ser humano viviendo, experimentando. NO le debes nada a nadie, no hay recompensas por sobrevivir. Sólo regalos cada vez que respiras y observas.
  4. CONFÍA. Siente cuando estés preparada para saltar. El momento solo llega cuando tiene que llegar. No hay que forzar nada. El camino a través del río es tu práctica para ir sintiendo tu cuerpo, aprendiendo de él, sus señales, sus mensajes, para que cuando llegue ese momento puedas escuchar ese ¡AHORA! con total claridad…
  5. Y cuando lo sientas en tu cuerpo….solo SALTA! Lo demás ocurrirá solo. 
  6. Y DÉJATE SORPRENDER por lo que ocurra. Créeme…la vida siempre es infinitamente mejor que tus expectativas y tu imaginación creada en base a experiencias pasadas. Ábrete a lo nuevo y a explorar nuevas sensaciones en tu cuerpo, en tu vida.
  7. Nunca dejes de DISFRUTAR del camino, de abrirte al placer de sentirte porque en realidad ese es tu mayor regalo y lo único que has venido a hacer aquí. Vivir una experiencia humana dentro de tu cuerpo de mujer. Sentir. Sentirte.
  8. Y por último, COMPARTE. Mira a tu alrededor, cuando empiezas la búsqueda verás que no estás sola. Empezarás a encontrar compañeras de camino. Y quizás, solo quizás, también ellas sean parte de esas herramientas para impulsarte a salir y tú la de ellas. Eres mucho más valiosa de lo que crees.

Ríndete al río de la vida

 

 

 

Así que, ríndete al flujo de la vida. Al flujo de la energía femenina. A la conexión en hermandad.

No hay mayor placer que ese. 

Y tienes un cuerpo como herramienta para ello. 

 

 

 

Si quieres descubrir conmigo las herramientas para habitarte en tu cuerpo de mujer, y poner en práctica estas claves. Te invito a CONTACTAR CONMIGO.

Y si realmente tienes claro que quieres descubrirte y explorarte en tu cuerpo de mujer, sin duda este taller sobre  MUJER CÍCLICA es para ti !

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: