SENTIRTE PARA EMPODERARTE

SENTIRTE PARA EMPODERARTE

SENTIRTE PARA EMPODERARTE

Quiero comentar algo sobre el EMPODERAMIENTO DE LA MUJER…Mucho se habla sobre esto últimamente, y de hecho es el foco principal de mi trabajo…Pero como casi todos los movimientos sociales que surgen y las etiquetas que necesitamos ponerle a todo (es lo que toca porque somos humanos y nos comunicamos a través del lenguaje….aún..) al final el efecto que tienen suele ser el contrario a efectos prácticos.

Cada vez que siento eso de ser una mujer “empoderada”, empiezo a sentirlo dentro de mi como un peso, una presión… Y siento, cuando hablo y conecto con las mujeres con las que trabajo, que se ha vuelto a malinterpretar este término.

Tengo la sensación de que para muchas el empoderamiento significa fuerza, poder, valor, exhaltación. Por eso, parece que es algo que tengamos que conseguir, por lo que tengamos que luchar, que tengamos que soltar todos los miedos, sensaciones de inferioridad y tristeza para poder empoderarnos y ser la mujer que se supone que debemos ser en estos tiempos en los que el patriarcado ha sido desenmascarado (seguro??)…(que también…la idea no es mala…pero cómo llegamos a ello creo que es la clave).

Lo que ocurre es que muchas estamos cansadas, cansadas de luchar, confundidas porque no entendemos por qué hay que luchar por algo que se supone innato y es un derecho natural…(ese es otro post  donde hablo sobre el síndrome de burnout en mujeres)

¿Estoy mal porque no sé empoderarme? Qué hago mal? Sabré hacerlo?Los hombres no se tienen que empoderar, no? Por que, no? Seguro?? Entonces, qué entendemos por empoderamiento y qué es realmente el empoderamiento? 

Pues bien, ahi voy…hoy he vuelto a sentir esa presión de nuevo, porque no me sentía empoderada…(upps! muy mal Luisa…) porque la tristeza me invadía, porque tenía que escribiros algo, mostraros cómo empoderarse, cómo transmitir mi trabajo personal y profesional para alentar a las mujeres a empoderarse… FAILED!

Fijaos que casi siempre utilizo el término sentir (yo siento…) porque estoy desintoxicándome del abuso de pensar (yo pienso…). 

Pues hoy me he SENTIDO… 

Me he PERMITIDO SENTIR…que es diferente…

He dejado que la tristeza me invadiera, que llenara mis ojos de lágrimas, que viajara con mi cuerpo mientras lo mecía, mientras dejaba que mi respiración y mi aliento salieran libremente, sin control. 

Recordándome que la tierra me sostiene, que sigo viva y que sólo, me siento triste…

y de ahi, surgen más emociones…

culpabilidad por no estar contenta y disfrutar de esta vida como debería (hay que ser positiva no?? arrgghh!), 

miedo a estar perdiendo el tiempo sufriendo cuando debería estar agradeciendo lo afortunada que soy por todo lo que tengo(no seas desagradecida y egoísta con los que están peor!!ainss..), 

rabia por no poder seguir mis propias (¿propias??) indicaciones profesionales, 

y vergüenza porque nadie me vea así cuando no hago lo que predico como terapeuta y como mujer (¿acaso soy la mujer empoderada que debería??oh-oh….)….

Y ahi es cuando me siento totalmente vulnerable… Nadie puede enterarse de esto!! Que van a pensar de mi!! Que soy un fraude??!!

Y entonces, dejo que todas esas creencias…sigan ahi!…si…no intento soltarlas, ni eliminarlas, ni des-bloquearme, ni animarme, ni sanarme….Sólo me rindo y me permito quedarme con eso que siento…

Y entonces, empiezo a sentir algo nuevo…calma, algo que se va expandiendo e inundando mi cuerpo…sensaciones placenteras, difíciles de explicar pero que me hacen sentir plenamente en mi cuerpo, en paz, arropada, siento la calidez que recorre mi cuerpo y otra sensación de compasión y amor…como los bebés cuando se sienten arropados y junto al pecho de su madre…

Y de pronto, lo sentí (o lo entendí?) acababa de sentir el poder de estar presente y tomar propiedad de mis emociones, de quién soy y de cómo soy, y lo estaba DISFRUTANDO!!!.

Realmente me sentí!…no porque estuviera feliz, ni poderosa y me sintiera capaz de comerme el mundo, hablar delante de todos mi verdad, expresarme sin miedos… (es lo que se supone?)

Me sentí empoderada porque me permití ser yo, ser vulnerable, disfrutar de las sensaciones de sentirme de la forma que sea, y de no tener más miedo de sentir, punto. 

Cuando una mujer se empodera, no tiene que ver con las emociones que siente…tiene que ver con tomar propiedad de ellas y de ella, permitirse, rendirse y amarse profundamente por ello, sin necesidad de demostrar nada a nadie, porque no se trata de demostrarlo, se trata de sentirlo…sin presiones, a su ritmo, a su forma única de expresarlas. 

El empoderamiento no es un objetivo…es el camino. Y la herramienta, es sentir, sin más añadiduras.

Cuando nos hacen creer que para empoderarnos tenemos que soltar bloqueos, ya nos estamos limitando a creer que realmente no somos poderosas. Pues bien, déjame decirte que no hay poder más grande que tomar propiedad y respetarte por lo que sientes, sea lo que sea…Que no hay una condición para conseguir “sentirse bien”. Si hago esto, consigo…

Tu YA eres una mujer poderosa porque es tu DERECHO NATURAL. 

 

Tienes el poder de SENTIR. Y sentir implica todo…

Cuando sientes el dolor, te abres también al placer, 

cuando sientes la tristeza inundando y rasgando tu pecho, estás dejando la puerta abierta para la compasión y la ternura, para recibir…,

Cuando sientes la rabia brotando de tus entrañas, liberas la fuerza para expresarte desde tu esencia,

Cuando dejas que el miedo te cuente por qué está ahi, solo te susurrará que es para que encuentres el valor de escucharte desde tu cuerpo

Cuando te permites sentirte vulnerable…créeme…YA NO HABRÁ QUIÉN TE PARE!

Pero, cuando nos han enseñado esto? Cuando nos han enseñado a respetar nuestro cuerpo, sus ritmos, sus ciclos, nuestras emociones, nuestra vulnerabilidad… ?? NUNCA

Sólo nos han ido diciendo a lo largo de la Historia, qué hacer y cómo hacerlo…pero ya ha llegado el momento de despertar y de empoderarnos de verdad….y la única forma es SENTIRNOS y volver a recordar que cada una de nosotras tiene su propia sabiduría interior y eso, eso si es SAGRADO. 

Asi que, a partir de ahora, recuerda mujer, no tienes que sanarte….SÓLO TIENES QUE HONRARTE!

Ese es tu empoderamiento.

 

Y dejadme hacer una última pregunta…en este sentido, qué diferencia hay entre un hombre y una mujer para empoderarse? Para mi, ninguna…Y es más, creo que es tan necesario que unos se empoderen como las otras… Al final, se trata de sumar…y no de dividirnos (es lo que intentan desde la sombra), sea cual sea la creencia que tenga cada uno o la etiqueta  que queramos darle a este concepto.

Sólo nos diferencia, cómo nos han educado y qué nos han hecho creer como géneros y cuerpos diferentes. Porque el resto, nuestras diferencias, son sólo para crecer mutuamente, en unión sagrada.

Esta es mi forma de ver el empoderamiento y todo aquello que hagas para ti y para sentirte…bienvenido sea! Este próximo 28 de Octubre quiero compartir contigo un evento especial que será una experiencia en tu propia exploración..
si quieres saber más pincha AQUI

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: